X

TECNOLOGIA SY-TECH-LIPOSOMAS

Tecnologia SY-TECH

La tecnología que utiliza SYDER es denominada SY-TECH se caracteriza por incorporar liposomas o vesículas fosfolipídicas al empaquetamiento microscópico de moléculas fosfolipídicas que forma una o varias bicapas cerradas. El hecho de que las moléculas fosfolipídicas se conformen en bicapas en presencia de un medio acuoso depende de la proporción lípido-agua, así como de las características morfogeométricas de los anfífilos, en concreto del parámetro de empaquetamiento.

Al utilizar esta avanzada Tecnología permite que la bicapa lipídica se cierre sobre sí misma evitando que la parte hidrófoba entre en contacto con el disolvente polar. Los fosfolípidos son los lípidos más abundantes de las membranas celulares [Cullis1985] y están constituidos por una cabeza polar y dos cadenas hidrocarbonadas hidrófobas. Las cadenas normalmente son ácidos grasos de distinta longitud, entre 12 y 24 átomos de carbono. Una de las cadenas posee uno o más enlaces dobles de tipo cis(es la cadena saturada) y la otra está constituida por enlaces simples (cadena insaturada). Su naturaleza anfipática    provoca    que    las    moléculas    lipídicas se agrupen.   

 

Sistema Experimental

 

Espontáneamente en medio acuoso para formar bicapas cerradas. Las moléculas   hidrófilas   se   disuelven rápidamente en agua porque contienen grupos cargados, o en su defecto, grupos   polares   no   cargados que interaccionan favorablemente de forma electrostática o por puentes de hidrógeno con las moléculas de agua. Las moléculas hidrófobas, por el contrario, son insolubles en medio acuoso porque todos o casi todos sus átomos son apolares y carecen de carga, por lo que no establecen interacciones energéticamente favorables con el disolvente polar. Cuando los fosfolípidos se dispersan en medio acuoso ocasionan una   reorganización   de   las   moléculas de agua, que conlleva un aumento de la energía libre. Para minimizar este coste energético, las partes hidrófobas de los fosfolípidos se agrupan de tal manera que el número de moléculas de agua afectadas sea mínimo. Por esta razón, los fosfolípidos se alinean con la misma orientación, exponiendo sus cabezas polares al disolvente y las cadenas hidrocarbonadas hacia el interior. La estructura resultante se conoce como bicapa fosfolipídica.       

Sin embargo, esta   estructura   sigue   siendo   energéticamente desfavorable, puesto que aún presenta los bordes expuestos al disolvente. La única organización que carece de bordes es la de tipo vesicular o micelar. En nuestro   caso, como trabajamos con fosfolípidos que poseen forma cilíndrica, las bicapas se cierran dando lugar a los liposomas.

 

 

Fuente: Tesis Doctoral Catalina E. Haro Pérez. Grupo De Física De Fluidos Y Biocoloides, Departamento De Física Aplicada-Universidad De Granada

 

  • COMPARTIR:

Editorial SYDER


ÚNETE A SYDER

¡HAZ UN CAMBIO CON NOSOTROS!