X




Multivitaminico SY - 06

Guaraná es estimulante,ayuda a bajar de peso, mejora la inteligencia,es afrodisiaco, analgesico natural, mejora la concentración,previenen los cálculos renales, es antioxidante, mejora la salud, reduce el estres, mejora la salud cardiovascular, combate el cáncer, efecto antimicrobiano.

 
Vitaminas del grupo B:

B1 (tiamina mononitrato): Fundamental para la producción de energía por transportación de los azúcares. Su participación es importante en la transmisión del impulso nervioso.

B2 (riboflavina): Clave en la producción de energía por la transformación de carbohidratos, lípidos y proteínas.

 B3 (niacina): Tiene un papel esencial en la producción de energía a nivel celular.

 B5 (ácido    pantoténico): Es    considerada    esencial    en    el metabolismo y la síntesis de carbohidratos, grasas y proteínas.

 B6 (piridoxina): Es fundamental en el crecimiento y conservación de todas las células del organismo.

 B12 (cianocobalamina): Contribuye al desarrollo del sistema nervioso. Es indispensable para que la médula ósea sintetice los glóbulos rojos y para el adecuado funcionamiento del aparato gastrointestinal.



Vitaminas:

Vitamina A o retinol

La vitamina A tiene funciones muy diversas en nuestro organismo y es una de las que está implicada en más cantidad de fenómenos metabólicos. Por ejemplo, es necesaria para formar los pigmentos que permiten captar la luz en nuestra retina, por tanto, es necesaria para la visión. Asimismo, cumple un papel fundamental en la maduración y diferenciación de las células. Esto significa que es esencial en procesos en los que hay mucha renovación celular, como el mantenimiento de la piel y las mucosas, la formación de glóbulos rojos, el funcionamiento normal del sistema inmunitario y el desarrollo embrionario (importante en la gestación).


La vitamina A se puede encontrar en muchos alimentos de origen animal ricos en grasas: los huevos, la carne roja, la leche y las vísceras (hígado y riñón). También en forma de betacaroteno (o “provitamina A”), que es un compuesto que se convierte fácilmente en esta vitamina en nuestro organismo. Están en grandes cantidades en todas las frutas de color naranja y amarillo intenso (naranjas, albaricoques…), así como en el brócoli, la espinaca, la zanahoria y otras muchas verduras y hortalizas de hoja verde.

 
Vitamina C o ácido ascórbico

Esta vitamina actúa como antioxidante, es decir, bloquea el daño que causan los radicales libres, las moléculas de desecho del organismo que son responsables de la oxidación y envejecimiento de las células. Además, también tiene un importante papel en la formación de la estructura de nuestros tejidos: piel, tendones, vasos sanguíneos, cartílago, etc…Se podría decir que esta vitamina es la responsable de crear los “ladrillos” con los que se construyen estos tejidos. Por eso también es importante en la curación y cicatrización. Además, esta vitamina favorece la absorción del hierro de los alimentos que comemos. La vitamina C no se almacena en nuestro organismo, por lo que debemos tomarla con frecuencia para no tener carencias.

 
Alimentos en los que se encuentra: Todos los vegetales frescos, especialmente si se consumen crudos. Algunas de las frutas y verduras con más vitamina C son el melón, el kiwi, los cítricos, la piña, los frutos rojos, el pimiento, o el brócoli.

 
Vitamina E o alfa-tocoferol

La vitamina E es un potente antioxidante que protege a nuestros tejidos y órganos del daño que causa la oxidación, la contaminación o la radiación solar, entre otros. Además, participa en el proceso de formación de las células inmunitarias y glóbulos rojos.

 Esta vitamina es abundante en el germen de los cereales y semillas. Por tanto, los alimentos ricos en ella son los frutos secos (nueces, almendras, avellanas…), las semillas (pipas de girasol, sésamo, semillas de lino…) y en los aceites que se producen a partir de ellas, así como en el aceite de oliva.

El ácido fólico también resulta una pieza clave en nuestro sistema inmunológico. Como hemos visto, nuestro cuerpo fabrica células a partir de las proteínas y les inserta un código genético, acción en la que participa el ácido fólico. Las células defensoras no son una excepción, por lo que el ácido fólico juega un papel importante a la hora de disponer de suficientes refuerzos. Es decir, el ácido fólico ayuda a que la producción de leucocitos sea mayor y de mejor calidad. En otras palabras, el ácido fólico contribuye a reforzar el sistema inmunológico.


Descarga información aquí
COMPRAR AHORA



SY-06


SY-06

$44.25

Editorial SYDER


ÚNETE A SYDER

¡HAZ UN CAMBIO CON NOSOTROS!